Translate

miércoles, 31 de julio de 2013

El primer encargo, la primera prueba…

Pionero y Ejemplo

Las rutas se construyen
con las huellas que vamos dejando al ser pioneros,
y vamos siguiendo de los ejemplos

Infiero que:
De ejemplos podemos hacernos
y pioneros nos conocemos;
nos ayudamos y agradecemos,
compartimos y hasta llegamos a querernos.

A veces nublamos
el sentido común de lo que vemos,
a veces nos dibujamos
en simple blanco y negro.
Nos situamos al margen
y valoramos investidos de jueces expertos…


Entonces, nos ocurre:

Se nos esconde el recuerdo,
el sueño
y el pensamiento del Pionero y del Ejemplo

 Orlan Silva.

Siempre me ha generado cierta expectación la incertidumbre de haber elegido el camino correcto, de ofrecer un servicio que sea verdaderamente necesario para la sociedad, una demanda cierta, real, que resuelva un problema y se aleje de las veleidades seudointelectuales de un artesano creyéndose portador de la panacea Universal. No saber si realmente lo que he decidido hacer con mi vocación, dadas las circunstancias tan particulares del mundo que me ha tocado vivir, produce desasosiego, temor y en determinados casos hasta pánico.
Pero ocurre en el primer contacto con el pionero, (aquel primer cliente que se atreve a pedirte que le hagas alguna cosa), que todas estas dudas en un primer momento se desvanecen dejando paso a la certeza y al convencimiento: “lo estoy haciendo bien, voy por buen camino”. 
Salvado el tema de la transacción económica me embarco en el objeto, en como lo voy a hacer, en cómo se materializará aquello que hasta ahora venía siendo una teoría muy bien urdida por mi mente deseosa de éxito y reconocimiento, reaparecen las dudas, los temores, pero me sobrepongo y hago, fabrico, imagino y ofrezco, con mucho cariño, pero sorprendentemente también con mucha fe en aquella entelequia que hasta ahora era mi empresa y me encuentro cómodo, contento, con nuevas dudas, pero mucho más amables que las primeras, más llevaderas.

EL ENCARGO:

Una mesa de comedor de 160 cm x 85 cm y altura 75 cm, para un entorno en que todos los muebles eran blancos de líneas rectas y sencillas, muebles prístinos y de corte minimalista, la mesa debía resistir el uso diario y el derrame de líquidos y además se usaría como escritorio cuando no ejerciera su primera función.

Con estas premisas envié un diseño al cliente, que no tardó en aceptar, pues se ajustaba a lo que se había imaginado en un primer momento. 
Para mí era un objeto que me permitiría constatar varias bondades de mi material, pues no había hecho anteriormente una pieza de tales dimensiones, y el reto de igualar las características de una mesa hecha de madera ya es suficiente aliciente para llevar a cabo el encargo, las patas, (quizás en lo único en lo que podría darle mi toque a la pieza)las hice de forma elipsoidal, siguiendo mi exploración de las formas curvas y sin aristas ni esquinas, luego el soporte bajo el tablero que daría la robustez a la pieza, me daría otra oportunidad de exploración del material.
boceto

Con la aceptación del diseño me puse a elaborar la pieza siguiendo mis premisas básicas:
Utilizar 100% cartón y papel reciclado, para ello usé 2 cajas de tv y 1 caja de bicicleta que recogí de la calle, + 4 cajas de pan y diversos retazos de cartón que tenía en casa de distintos proyectos anteriores, la mesa en su totalidad esta hecha de cartón, para el revestimiento usé papel bond de alto gramaje, (de las pruebas de ploteo de los planos de mi PFC para la Homologación de mi título, tenía todas las versiones anteriores, pruebas, correcciones, papel que he ido utilizando para cada una de las piezas que os he mostrado hasta ahora,  aun me queda un poco para forrar uno o dos proyectos más… cuando se me acabe el que tengo iré a por más papel a la escuela, en el centro de ploteado descartan mucho papel de este tipo, de los recortes de los bordes, o de impresiones que no salieron bien o en fin de errores de todo tipo, será mi proveeduría de este material…
Usé cola blanca para pegar todas las piezas, necesitando un total de 1,5 kg para esta mesa, usé engrudo natural para el forrado con el papel, habiendo necesitado alrededor de 1 litro de engrudo en total.
La pintura ha sido un esmalte sintético con poliuretano para proporcionarle brillo, resistencia, lavabilidad e impermeabilidad a la superficie de la mesa. La mesa pesa al rededor de los 10 kg en su totalidad, una de similares características en madera triplicaría su peso.

Una idea del proceso
Cada vez que finalizaba una etapa de este proceso, la mesa adquiría su resistencia, firmeza y apariencia necesaria para un uso continuado durante muchos años. Al principio el tablero, luego las patas, luego los refuerzos, el forrado y finalmente la pintura, para mi era sorprendente como en cada etapa constataba lo que en otros proyectos ya había probado y comprobado, pero esta mesa me significaba un reto adicional pues debía resistir el peso igual que una mesa de madera, hice las pruebas de peso mientras terminaba una de las etapas del proceso, imprimiéndole un peso que naturalmente la mesa no soportará, pero que me daría una idea de si había conseguido esa característica de mejor o peor manera, la prueba salió bien, la mesa podrá soportar 3 o 4 veces más peso que el que le puse en esta prueba, usé aprox 100 kg de revistas que repartí sobre todo el tablero, (12 montones de 8,2 Kg cu aprox), en esta etapa aún no estaba terminado el refuerzo de abajo al 100% ni estaba forrada, esto le ha dado una resistencia mucho mayor que en el momento de la prueba, por lo que puedo constatar que el material resiste tanto como la madera.


Ha sido muy satisfactorio darle forma a este primer encargo, este primer voto de confianza ha sido realmente importante para mí en todo sentido, me ha reafirmado muchas cosas que sé que son las fortalezas de mi idea, y me ha hecho plantearme otras tantas que yo creía que aún estaba lejos de empezar a tener en cuenta como estrategia de negocio…en definitiva, os ofrezco el resultado final para que lo miréis, opinéis, preguntéis, pues para mi es importante saber lo que desde aquel lado se recibe con mi trabajo, los inicios son difíciles, mucho trabajo por delante el que me espera, pero voy hacia el con mucha ilusión y muchas ganas.
Antes de entregársela a su dueño.
La mesa en su nuevo hogar.


El Cartonista: Roberth Rojas Zambrano
rrojas0909@hotmail.com
rrojas0909@gmail.com
+34619433710
Sigueme por facebook: El Cartonista en https://www.facebook.com/mobiliarioecologico